Un día, un momento

Un día, un momento
María, la autora

domingo, 30 de noviembre de 2014

SERÁ MÁS QUE JUSTICIA

No sé c´mo llegué a aceptar lo inaceptable.Por más que luché y sola solísima, durante tus primeros 21 años, luego, mi lucha se arrugó y se fué diluyendo, en afanes como sobrevivir, donde guarecerse, todas cuestiones que eran muchas y pesadas, y malditamente, indispensables.Y así, la primera internación, de la que te saco malherido, te recuperás, te recupero, y después, un día por una crisis fugaz ya intervienen los de salud pública y con sus criterios de mierda, logran internarte otra vez. Y ahí otra vez los caminos hacia donde estabas, los días y las horas que ellos decían, y no poder llevarte a casa, porque, ésta, ya no existía y vivíamos en sucuchos, ya no había recursos, no éramos jovencitos a la conquista de la gran ciudad, éramos una familia partida en varias partes y en esa  división unos quedaron allá, y otros pocos, nosotros, acá, solos, ya yo, desorientada confundida sobre como seguir,  hasta que un día, encontré esta casa que me alquilaban, sin pedirme garantía (que es el mayor obstáculo para quienes intentamos alquilar)y a poco, te traje de nuevo con nosotros. Claro, no teníamos médico, sí la obra social nos dió acompañantes y fuimos transitando días buenos, festejos, y días pésimos donde no sé porqué hijo, la emprendías con todo objeto lo convertías en nave estrellada, en peligro tu vida y la nuestra, y los vecinos los que me alquilan, y se han convertido en amigos, muy buenos amigos, tratando de ayudar, yo, a veces, ofuscada con ellos, con el mundo, mi actitud desafiante, india al fin! que lo soy, y es mi orgullo, en fin, un clima de mierda, y la A.T, qe tan bien  se llevaba con vos, pero eran 4 horas al día, y después, vos, aburrido, comías y comías hasta que debías vomitar. Yo buscaba médicos, para que te vieran, más, parecía no haber ninguno que pudiera atenderte, y,yo entraba a los foros de "Ongs" que decían serlo, y nadie contestaba mis pedidos de ayuda, y nadie me daba un dato, y...Un día no sé como ya, di con el doctor, y él vino a la casa porque vos habías desarrollado un miedo invencible a salir, ¿qué creías? y, sí, temías volver a los oscuros rincones, de los cuales ya conocías el horror. Pobre hijo mío! pobre hijo con una madre que no supo salvarte de ese destino que no merecés.Y el Dr llegó con una sonrisa y cambió todo, la medicación parecía magia, empezaste a mejorar, más, también, era hora que fueras al centro y oh! milagro, también apareció y esta vez, me dije:"este es el lugar". Y empezaste a ir y venir todos los días. En eso mi desdichado accidente, y la acompañante que me dijo que ya no quería seguir trabajando con vos, no por vos, sino por el Centro, que se sentía maltratada por la gente que mandaba allí, y yo que pensé que era una exagerada, y al final, ella que se enoja hasta conmigo, y se fué. Ibas y venías igual con otra persona que no era la ideal , más, podía llevarte y traerte. Hasta que yo veí desde mi inmovilidad que vos en las horas que estabas solo con nosotros te daba por molestar, o quizás, era que querías jugar, más tu padre un día se cayó, y yo vi, vi desde mi invalidez que debías quedarte allá. Ya no teníamos A.T. La obra social me alegó, no podía dar coberturas superpuestas, así es que todos los recursos iban y siguen! a parar allá donde aún, estás. Y, bueno, empezó otra historia,,de pronto un día en la Panamericana, enloqueciste mientras íbamos a dejarte, porque venías los viernes y te ibas los lunes. Y casi nos estrellamos. Y ahí ya no se pudo viajar más con vos en auto, de allá lo intentaron, más ya no se pudo. Y ahí empezaron los excesos, de la medicación, de cantidades de fármacos que, finalmente te han llevado toooooodo este año a neumonías recurrentes una tras otra. Y ya sintiendo que estamos en sus manos, prohiben el acceso a los profesionales que van a ayudarte. Profesionales de los que ellos carecen. Y, como ellos dicen:"si no le parece bien, retírelo!" sabiendo que no puedo traerte, porque acá mi vecino y amigo está delicado de salud, y, nosotros, bueno, ya no somos ni sombra de nada. Lo único que puedo decirte hijo, es que todo exceso termina por la misma energía que lo mueve. Y que, es, entonces que se reacomodan las cosas, y es HORA YA! MIERDA QUE MI HIJO RECUPERE SU VIDA, SERÁ MÁS QUE JUSTICIA!!!!!abajo el símbolo de quién no se rindió jamás!

1 comentario:

  1. Es un grito éste de dolor, de bronca, es un grito éste COMO PARA QUE LO ESCUCHE DIOS!!!!!!!!!

    ResponderEliminar