Un día, un momento

Un día, un momento
María, la autora

viernes, 13 de abril de 2018

JUAN PABLO YRIGOY

Tarde de otoño.. y me quedé mirándote.  Te vi muy agostado, cansado. Parecías vacilar al caminar. Más  en un momento, corrias. Y allí te echaste bajo ese sol que ya no irrita , que acaricia tibio y suave. Me decía tu A.T que en ese campito hay caballos. Y que tecquedaste mirándolos. Te habrás acordado de cuando ibas sin tomar las riendas, galopando con tanta soltura. Hijo , primero vamos al Dr que hace bastante no ves. Sé que estás en paz que el lugar no te intimida y que el A.T y los enferneros y tus amigos están siempre
 Igual siento que te falto. Vi tu sonrisa cuando como que advertiste mi presencia. Y tu abrazo ... tengo la garganta atravezada por un llanto que está ahí y no me deja. Hijo. Hijo. Dice la espesidad oscura de la moche. Hijo. Desde una estrella grabdota que me hace señales de que ella te cuida. Hijo. Las voces y  los ruidos de las cosas han cesado. Hijo. Y aquí estoy escribiendo como si te abrazara. Y los párpados se bajan y el cansancio quiere que los baje de una vez más yo solo deseo que tu inagen tu sonrisa, y esos momentos tuyos en el pradito se quedenben mi mente para acunarme el sueño. Estarás durmiendo...buenas noches HIJO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario